Perro comiendo caca: aprenda todo sobre la coprofagia

La coprofagia es el hábito que tienen algunos perros de comer sus propias heces y, por repugnante y extraño que suene, es un problema común para muchas mascotas.

Distintos perros pueden comer su propia caca, este hábito puede facilitar la entrada de parásitos en el organismo del animal, así como de lombrices y otras enfermedades. Las heces de los perros están lejos de ser una buena fuente de nutrientes y aún pueden estar infectadas con diversos microorganismos que son perjudiciales para la salud de la mascota.

¿Por qué los perros comen sus propias heces?

No existe una causa única para la coprofagia, el problema de comer tus propias heces puede estar relacionado con factores tanto fisiológicos como conductuales. Por ello, siempre es importante investigar los motivos que llevan al perro a tener este hábito.

Falta de nutrientes:

La razón más común por la que los perros comen su propia caca está relacionada con la nutrición. Los perros con dietas inadecuadas pueden recurrir a la coprofagia como una forma de obtener más nutrientes, algunos animales tienen un apetito excesivo, comiendo sus propias heces para saciar su sed.

En algunos casos, el hábito de la coprofagia puede indicar una mala absorción nutricional, provocada por un problema de salud existente en el animal. Sin embargo, en perros con una dieta restrictiva, pueden presentar este mal comportamiento.

Comportamiento:

El perro estresado y ansioso puede adquirir el hábito de comer sus propias heces, esto suele suceder por falta de estímulos adecuados en la rutina del animal. Lo mismo ocurre con el perro aburrido, que puede adoptar la coprofagia como un intento de distraerse.

Cuando se trata de cachorros, todo es nuevo y el animalito va conociendo y explorando el mundo. Por ello, es habitual que la coprofagia se produzca por mera curiosidad.

Si tu cachorro come sus propias heces, es importante corregirlo y mostrarle por qué está mal, ya que aún siendo un cachorro es la mejor etapa para entrenar a tu perro y enseñarle lo que es correcto.

Comida:

La alimentación es un punto muy importante para mantener al animal nutrido y con un bienestar sano y equilibrado. Los alimentos con baja calidad nutricional pueden provocar carencias de nutrientes y el perro puede intentar suplirlos ingiriendo su propia caca.

Siempre es importante elegir un comida para perros con ingredientes ricos en nutrientes ideales para el animal, en función del tamaño, raza y edad del animal.

necesita atención:

En algunos casos, la coprofagia puede estar motivada por la necesidad del cachorro de llamar la atención del tutor. Esto puede pasar tanto con un animal pequeño que está aburrido como con un cachorro que aún no sabe qué es lo correcto o no.

Tenga en cuenta la atención que se presta poco después de la ingestión de heces, lo que puede fomentar el comportamiento. Al frotar el hocico del perro con heces o darle reprimendas verbales, hacen que asocie el castigo, para que el animal pueda ingerir las heces para ocultarlas.

espacio inadecuado:

Si el pesebre está muy cerca del lugar donde el animal hace sus necesidades fisiológicas, las posibilidades de que el animal coma su propia caca son altas, ya que el cachorro puede asociar una cosa y la otra, considerando las heces como un «alimento».

predisposición genética:

Algunas razas de perros son más propensas a la coprofagia. Entonces, no hay mucha explicación para este comportamiento, que es simplemente genético. Razas pequeñas como: shih-tzuLhasa Apso, doguilloSpitz alemán e yorkshire tienden a estar más influenciados por este hábito.

Descubre curiosidades y cómo cuidar a cada raza de perro: haga clic aquí y accede a nuestra guía de razas

¿Cómo hacer que un perro deje de comer heces?

Identificar las causas de la coprofagia es el primer paso para empezar a tratarla, ya que el tratamiento está directamente relacionado con el motivo por el que el perro ingiere heces.

Algunas conductas pueden ser percibidas por el propio tutor, pero es importante consultar a un veterinario para que pueda orientarte con el diagnóstico certero e indicarte el mejor tratamiento.

Echa un vistazo a algunos consejos sobre cómo ayudar a resolver el problema de la coprofagia:

  • Si es posible, recolecte las heces inmediatamente después del animal pequeño;
  • No utilice técnicas de refuerzo negativo cuando le enseñe a su mascota dónde hacer sus necesidades. Por ejemplo, use un entrenamiento positivo y gratificante con refrigerios y juguetes;
  • Ofrecer alimento de calidad e ideal para cada mascota;
  • Trate de no recoger heces frente al animal. En algunos casos, esto puede llevarlo a querer «eliminarlos» en su ausencia.

Leave a Reply