Hábitos alimenticios para nuestro perro

Debemos acostumbrar a nuestro perro a tener buenos hábitos alimenticios, por lo que es muy importante que él entienda que la comida se da a cierta hora del día y no cuando él quiera. Con esto evitaremos que su sistema digestivo funcione todo el día lo que es muy malo para su salud, exponiendo además la comida al estar al aire a que se llene de insectos y por otro lado evitaremos que nuestro amigo este defecando constantemente.

¿Cómo hacerlo?

Primero quiero dejar claro que no existe ningún animal, que sin tener una causa extraña de comportamiento u enfermedad física  que le afecte, se muera de hambre de ‘motu propio’.

Cada día en el caso de un perro adulto debemos colocar su comida, en su plato tratando de mantener un mismo horario, y no dejarla más de 30 minutos. Idealmente el plato de comida debe estar a una altura de 10 a 30cm dependiendo del tamaño de nuestro amigo, debido a que así su cuello no estará doblado al momento de ingerir el alimento.

Si el perro no ha querido su  comida, se la retiraremos. Como estuvo poco tiempo expuesta al aire la podemos volver a guardar en la bolsa y no le suministraremos comida nuevamente hasta el día siguiente.

Este proceso les resultará difícil a perros acostumbrados a tener todo el día el alimento a su disposición. Nos  podrá costar tres días en que se acostumbren a las nuevas reglas, pero lo conseguiremos y con ello estaremos evitando futuras enfermedades para nuestro amigo.

En el caso que nuestro perro se coma inmediatamente todo el alimento que le coloquemos en su plato, una vez terminado su alimento ese plato debe ser retirado y lavado, ya que si lo dejamos al aire aunque no tenga alimento le quedan residuos impregnados en el plato que harán que el de vez en cuando le pase la lengua e igual activaremos su sistema digestivo. Se recomienda que el recipiente para su comida sea de acero inoxidable, por motivos de higiene y cuidado.

Ahora bien si nuestro amigo es un cachorro será perfecto que se acostumbre a esta regla para lo cual  aplicaremos de igual manera el mismo método, la única diferencia será la cantidad de veces que  deberemos repetirla en el día, dos o tres dependiendo de la edad de nuestro amigo.