Fobia a los fuegos artificiales

La fobia a los fuegos artificiales  o ruidos fuertes es común y recurrente en nuestros animales de compañía  que se desesperan cada fin de año cuando deben enfrentar estas fiestas.

Pero si existen algunas técnicas que podemos aplicar para enfrentarlas, no obstante me gustaría primero que aclarásemos algunos conceptos que nos permitirán entender mejor este cambio de comportamiento.

¿Qué es el miedo? Es una emoción normal que protege a los animales y a cualquier ser vivo del peligro.

¿Qué es la Fobia? Es un miedo persistente y excesivo que se desproporciona respecto de la “amenaza” real.

La Fobia a los ruidos fuertes o los Fuegos Artificiales es un claro ejemplo de esto. Principalmente es una fobia a los ruidos estrepitosos (la explosión de estos fuegos artificiales, tubos de escape, balazos, petardos etc.), aunque nuestros amigos pueden asociarlo a otros detalles tales como el humo, las luces, la fiesta, muchos invitados en casa, gran cantidad de paquetes de regalos, el árbol de navidad etc.

Los efectos que puede producir esta fobia sobre el animal son la dilatación pupilar, híper vigilancia, agresividad por miedo, taquipnea, taquicardia, inapetencia, vómitos y/o diarrea, temblores, híper actividad repetitiva, salivación extrema, defecación sin control, micción, vocalizaciones, destrucción de cosas, ocultamiento, escapes e incluso pérdida de peso o de pelo.

Normalmente estos traumas se asocian a su época de cachorro, un desarrollo sin condiciones muy estrepitosas o bien, puede tener una base genética, u otras veces se da por miedo a cosas asociadas a los fuegos artificiales.

¿Cómo podemos enfrentar esta fobia?

Una forma es sacar a nuestro animal de compañía del lugar, aislarla del ruido ambiente con una música fuerte con percusión en un sitio donde no se pueda hacer daño.

Jamás dejarla sola si sabemos que habrá este tipo de espectáculo y que los excesivos ruidos suelen provocarle comportamientos inesperados.

Tenemos que trabajar con nuestro amigo a fin de lograr que este se relaje ante una orden simple y que tenga un lugar de relajación. También es muy bueno tener una grabación de fuegos artificiales e ir poniéndosela por 3 a 5 minutos a bajo volumen para que se vayan acostumbrando.

Esto se denomina de sensibilización y contra condicionamiento, ya que por medio del cual podemos asociar la grabación con actividades placenteras. Existe también una terapia médica que puede ser recomendada por especialistas en la materia.

Nunca castigues a un animal ansioso, ya que esto lo puede traumar aún más, como tampoco reconfortarlo, ya que asocia que, efectivamente, lo que está pasando es malo.

Por otra parte tienes que estar consciente de que el método de la grabación puede o no ser del todo efectivo y que, de serlo, tendrá lugar por varias semanas o meses, no es instantáneo sino que permanentemente debes estar recordándole que esos ruidos fuertes pueden aparecer y que no les debe temer.

En estas fechas debes supervisar siempre a tu animal de compañía ya que no solo en la noche vieja se producen ruidos fuertes sino que durante semanas suelen producirse explosiones de petardos y hay que prevenir los escapes y pérdidas de las mascotas, aislándolas y cuidándolas debidamente.

Deberíamos lograr que los cachorros enfrenten este tipo de estímulos desde cachorros, a fin de evitar experiencias traumáticas y reducir el ruido y o distraer al animal durante el show de fuegos artificiales, ya que pueden haber recaídas, pues los eventos pirotécnicos se realizan más de una vez durante el año, resultando sumamente efectivo reproducirles las grabaciones en forma periódica de forma de que se acostumbre a escucharlos sin tenerles miedo.

En la Noche Vieja todos disfrutamos de una linda fiesta con espectaculares eventos de fuegos artificiales, hace que esta celebración también sea una fiesta para tu animal de compañía.