El hurón, otro de nuestros amigos

El hurón es la tercera mascota más común en Estados Unidos de América y en Europa, aunque mucha gente cree que son roedores, los hurones son mustélidos, primos de los minks, comadrejas, nutrias, zorrillos y otros, los hurones no son animales salvajes domesticados, en realidad los hurones son 100% domésticos.

Taxonómicamente se encuentran entre los gatos y los perros, pero en tamaño son mucho más pequeños. Los hurones son excelentes mascotas, amigables, mimosas y muy juguetones, a diferencia de los gatos, su carácter no cambia con el tiempo, estos en general son muy inteligentes y todo lo investigan, se roban cosas que les llaman la atención (son unos ladronzuelos), son un poco tercos, independientes y muy determinados. Una vez que algo se les mete en la cabeza no van a desistir hasta salirse con la suya. Pueden aprender muchas cosas, trucos, se les puede entrenar para utilizar el arenero (cajón sanitario) ya que son muy limpios al igual que los gatos. y gran parte del día duermen especialmente después de una buena sesión de juegos.

A ellos les gusta llamar la atención y siempre encuentran la forma de hacerlo, mas aun si se dan cuenta que tu no se las estas prestando, pero todos los hurones son diferentes y no responden a un estándar de comportamiento. Puedes encontrar hurones tranquilos, y otros que son la mayoría, muy inquietos, y no a todos les gustan los mismos juguetes o tipos de juego, mientras a algunos les gusta jugar a las escondidas, a otros les gusta más jugar con las manos, otros prefieren los peluches antes que las pelotitas, depende de cada uno. Mantener entretenido a nuestro hurón, es muchas veces un reto, ya que tienden a aburrirse con lo que tienen a su alrededor con mucha facilidad, por lo que a esas mentecitas inquietas, hay que mantenerlas en movimiento, evitando así su estrés por aburrimiento.

Este amigo de aspecto cómico, esta abriéndose paso como una mascota más en nuestras casas, en algunos países llega a superar casi al gato.
Hablamos de un animal doméstico, no salvaje que fue seleccionado por el hombre de antaño, está emparentado con el turón salvaje (Mustela Putorius).

Se cree que fueron los egipcios quienes vieron en él un compañero más en la caza y para el control de plagas de roedores, basándose en su funcionalidad, lo domesticaron, ya que como mencione anteriormente su carácter posee las virtudes del perro y el gato.
Por ultimo les puedo decir que disfrutan jugando al escondite, parece mentira pero es así, nos incitan a ir a cogerlos para después esconderse bajo muebles, o en pequeños agujeros, verlos correr detrás de pelotas de papel, con sus andares característicos es un agrado y si a eso le agregamos el escuchar su sonido tan peculiar siempre como preludio de un largo y entretenido rato de juegos constituye todo una experiencia con nuestra mascota.

También les gusta salir a pasear, existen arnés y correas para ellos y como toda buena mascota después del ejercicio sus siestas las disfrutan por lo que debes proporcionarle ratos de descanso en una jaula o en una sala acondicionada donde disponga de agua y comida. La verdad que pasar horas viendo jugar a estos humoristas y pillos “ladrones” de nuestras sonrisas es todo un agrado.