mascotas
HABLEMOS DE GATOS
Como hacer para que convivan los gatos

Los gatos disfrutan normalmente de la compañía de sus congéneres y conviven en paz. De todas maneras te voy a dar algunos consejos para que esa adaptación a un nuevo amigo felino sea fácil y exitosa. Si tu gato es adulto y le traes un gatito pequeño, suele rejuvenecer  aunque al principio se muestre un poco huraño y hasta de signos de enfado. Más pronto de lo que te imaginas estará jugando con su nuevo amigo o amiga, con su curiosidad renovada y con su energía recargada. Existen algunos gatos que son más solitarios y territoriales y se muestran celosos o agresivos cuando llega alguien extraño a la casa. Ellos pueden no establecer una buena relación con un gato nuevo, en ese caso será muy difícil su adaptación.

Cuando decidas traer un nuevo amigo a la casa, debes intentar buscar uno que su carácter sea compatible con el que tu ya tienes, lo anterior solo puede hacerlo si adoptas un gato adulto o uno de raza, en el caso de estos últimos es bastante predecible el temperamento conforme a los patrones de cada raza y de acuerdo a sus padres y a los cuidados del criador, quien mejor podrá asesorarte.

Antes de traer al nuevo integrante, llévalo al veterinario para que lo revise, le dé su antiparasitario y sus vacunas y así evitarás cualquier tipo de contagio. El primer día en la nueva casa es conveniente que permanezcan aislados en unahabitación o corralito uno del otro donde tenga su agua, comida y su bandeja sanitaria, puedes acariciarlo hablarle o permanecer con él todo el tiempo que quieras para darle confianza. Desde ese lugar él o ella puede escuchar los ruidos de la casa, sentir los olores y aprender los movimientos habituales. Seguramente ambos gatos husmearán por debajo de la puerta y sabrán que el otro está allí. Es importante para evitar celos que tu atención sea para los dos para que ninguno se sienta relegado, lo ideal será que ese primer día no haya visitas ni nada que pueda alterar a los gatos , lo más importante es que tú te des la tarea de observar sus reacciones, otra cosa importante es que cada uno huela las pertenencias del otro, pero sin que se vean.

Ahora si todo va bien puedes pasar al siguiente fase, que es juntarlos. Las primeras veces serán siempre bajo tu supervisión, así podrás ver cómo reaccionan mutuamente. Si no notas ningún malestar ni agresión, puedes dejarlos más tiempo junto, compartiendo las distintas actividades familiares. Si alguno se muestra desconfiado o muy enfadado, déjalos juntos solo de a ratos y siempre con alguien presente para controlar. A medida que se vayan acostumbrando el uno al otro podrás prolongar el tiempo en común.

Debemos tener claro que para facilitar la convivencia, cada uno debe tener su propia bandeja sanitaria, su propio plato de comida y un sitio privado donde descansar. Si usan juguetes, dales la suficiente cantidad como para que no haya peleas por ellos. El plato del agua puede ser compartido, lo que si necesitaras es uno más grande para que la cantidad de agua sea suficiente para los dos. Son muy útiles los postes de rascado que tienen múltiples niveles para reposar, ahí cada uno puede escoger su sitio, para tener algo de privacidad y tranquilidad.

Es mejor escoger gatos de distintos sexos, así la competencia es menor. Obviamente deberán estar castrados si no quieres llenar la casa de gatitos en poco tiempo. Los machos castrados son además menos territoriales y no son tan propensos a luchar por la dominancia. Los gatos orinan sobre superficies verticales en forma de spray para marcar su territorio. Esta conducta se potencia cuando hay varios gatos conviviendo, por lo que es recomendable que tengas a mano un buen neutralizante de olores para limpiar lo antes posible y evitar que otro “responda” con su propia marca en el mismo sitio.

Para evitar la competencia. En el caso de la comida conviene separarlos en distintos ambientes, así cada uno comerá el pienso acorde a su edad, y si son dos adultos mejor. Otra situación que puede generar celos es cuando llegas a la casa después de trabajar, normalmente son ellos quienes establecen el orden para el saludo y tú solo deberás respetar su decisión, no interfieras ni lo cambies y si no es así, debes saludar a los dos a la vez o intercalar uno con otro las caricias hasta que se calmen.

En los casos en que la adaptación se te haga difícil y ellos permanezcan muy nerviosos puedes utilizar las feromonas felinas, son sustancias que logran disminuir el estrés, creando una sensación de bienestar, ayudando también a evitar marcaje de orina excesivo, peleas, nervios y celos. Las feromonas se venden en las tiendas de mascota, yo recomiendo los que se conectan a los tomacorrientes y liberan la sustancia lentamente en el aire. También resultan sumamente efectivas las Flores de Bach.

En general y en la gran mayoría de las veces no es complicado que un gato acepte a otro nuevo, lo importante como en toda relación animal es hacer el proceso en forma gradual y respetando los tiempos de adaptación, sin forzar ninguna situación y dando a cada uno la misma atención, caricias y amor.