Algunas enfermedades frecuentes de los gatos

Es muy fácil de saber cuando los gatos están enfermos pues un gato en óptimas condiciones debe estar con su piel brillante suave y no con tanta muda de cabello, los ojos claros y limpios, el aliento de su boca fresco y por último los oídos limpios.

Claro que si tu gato muestra síntomas  como mal aliento, pelaje áspero, alopecia en sectores de su piel, ojos irritados, vomito o diarrea son señales de que las cosas no andan bien y debes acudir rápidamente a la consulta de tu Vetrinario .

Lombrices, síntomas: pelo opaco, picor anal, inapetencia, inactividad, diarrea, vómitos, perdida peso, alergias, presencia en las heces. Todos los gusanos que pueden infectar al gato pertenecen a dos grandes grupos: los gusanos planos o tenias y los gusanos redondos.

Cestodos o tenias, puede ser transmitida por medio de las pulgas, ingestión de ratones, heces o tierra.

Síntomas: aparición de gusanos planos del tamaño de un “grano de arroz” en las heces. Se transmiten por ingestión de huevos, por la placenta incluso a los gatitos a través de las glándulas mamarias.

Coccidiosis: Los coccidios son transmitidos por la ingestión de sus huevos, que pueden encontrarse en ratones, pájaros u otras presas ocasionales, y que una vez en el intestino eclosionan.

Síntomas: diarrea, hemorragia, anemia, deshidratación, pérdida de peso, vómito, dolor al palpar el estómago. Tratamiento: sulfamidas (sulfametazina, sulfametaxipiridazina), como Poli-cocci y rehidratantes.

Toxoplasmosis: infección protozoaria causada por el Toxoplasma gondii, que el gato siempre contrae alguna vez en su vida pero sin consecuencias para su salud. A través de las heces puede transmitirse al hombre, provocando malformaciones en el feto en mujeres embarazadas.

Pulgas: parásitos hematófagos, de 0,5 cm y color rojizo, huésped intermedio de tenias, además de transmitir la anemia infecciosa felina.

Síntomas: picazón intensa entorno a los ojos, orejas y ano, calvas en el pelaje. Tratamiento: limpiar el polvo de carbón (sangre chupada) y utilizar productos antiparasitarios externos.

Garrapatas: Fundamentalmente, no suelen afectar a los gatos que no salen de casa se fijan principalmente en las articulaciones de las extremidades, cabeza y partes inferiores .

Síntomas: picazón y malestar. Tratamiento: eliminar mecánicamente con éter, alcohol o aceite, y aplicar productos antiparasitarios externos.

Sarna de la Cabeza: se manifiestan en la cabeza y zonas donde la piel es más fina y carece de pelo como axilas, ingle, vientre, abdomen, base de la cola y los extremos de las articulaciones.

Síntomas: falta de apetito, dermatitis, alopecias, pequeñas costras hemorrágicas, descamación de la piel, olor a grasa rancia, picazón intensa y caspa. Tratamiento: eliminar capa de piel excesiva, baños con jabón a base de azufre y acaricidas externos.

Sarna Otodectica: ácaro del oído que se alimenta de residuos epidérmicos y cerumen.

Síntomas: otitis con prurito, costras gruesas de color rojizo marrón mezcladas con el cerumen, movimiento insistente de la cabeza. Tratamiento: limpieza máxima del conducto auditivo y productos otológicos de acción acaricida como Carolan.

Tiña: Infección por hongos se localizan fundamentalmente en hocico, orejas, garras y cola, formando calvas circulares.

Síntomas: morderse, rascarse, limpiarse el pelo en exceso calvas de pelo, problemas cutáneos y descamación. Tratamiento: griseofulvina oral u otros antimicóticos.

Panleucopenia Felina : Enteritis infecciosa felina. Síntomas: inapetencia, fiebre, vómito espumoso, disentería amarilla-grisáceas, o hemorrágicas, oscuras y con mal olor, dolores abdominales, disminución de leucocitos en sangre. Tratamiento: antiemético, antidiarreico, antibiótico, sol glucosadas y Ringer lacteado.

Calicivirosis: cepa virulenta del resfriado común.

Síntomas: fiebre moderada, estornudos, aumento de salivación, úlceras en boca, ampollas en la lengua. Puede llegar a afectar al pulmón. Tratamiento: vacunación, remitir síntomas.

Rinotraqueítis Felina: gripe del gato, causa estragos en cachorros no vacunados.

Síntomas: transtornos respiratorios, fiebre, mucosidad, estornudos, conjuntivitis, lagrimeo, tos, ulceraciones en la córnea del ojo.

Clamidiasis: cepas del resfriado común menos virulentas.

Síntomas: lagrimeo, inapetencia, fiebre. Tratamiento: vacunar y remitir los síntomas.

Leucemia Felina: la infección se produce por contacto con otros animales portadores de la enfermedad; entre el contagio y la aparición de los síntomas clínicos pueden pasar años.

Síntomas: inapetencia, somnolencia, debilidad, anemia, aparición de tumores y enfermedades sanguíneas. Tratamiento: vacunar (en los animales dedicados a la cría no es aconsejable).

Peritonitis Infecciosa: enfermedad viral que afecta sobre todo a los gatos que conviven con un gran número de congéneres.

Síntomas: dilatación del abdomen, edema pulmonar y abdominal. Tratamiento: no existe.

La Rabia: enfermedad incurable, mortal y que puede transmitirse al hombre.

Síntomas: cambio de carácter, paralización de los músculos de la garganta y carrillos que provoca dificultades para comer, beber y una expresión extraña de la cara, babeo abundante. Tratamiento: vacunar

Tifus: enfermedad viral de carácter muy contagioso y de gran mortalidad sobre todo en gatitos.

Síntomas: diarrea, vómitos, fiebre. Tratamiento: vacunación.

Coriza: Síntomas: goteo a nivel de nariz y ojos, estornudos, fiebre y lesiones ulcerativas en la boca, la complicación de la enfermedad puede acarrear la aparición de secreciones purulentas en ojos y nariz, así como pulmones. Tratamiento: vacunar.

Inmunodeficiencia Felina: este virus, es transmitido por mordedura, provoca en el gato un síndrome de inmuno-deficiencia muy similar al del hombre, no siendo transmisible a éste. Tratamiento: no existe.

Anemia Infecciosa Felina Anemia Infecciosa Felina (aif) y la LEUCOSIS: son otras de las enfermedades contagiosas que provocan transtornos en la sangre (falta de hierro y leucocitos respectivamente). Tratamiento: vacunar.

Abscesos: bultos palpables con pus producidos por la infección de una herida abierta cuando la piel se cierra sobre ella.

Síntomas: falta de apetito, cambio de comportamiento, pelo reseco y abierto sin presencia de heridas pero con bulto palpable. Tratamiento: aplicar un paño empapado en agua caliente esta extraerá la pus del acceso y penetrará bajo la piel si se hace una pequeña abertura apretando suavemente. Después de extraer todo el pus posible, lave la región con agua templada y aplique agua oxigenada con un poco de algodón.

Acné: localizado entorno a la barbilla y boca pueden deberse a alergias, alimentación o presencia de cuerpos extraños.

Síntomas: aparición de granos “de café ”y bultos. Tratamiento: lavar zona afectada con jabón neutro, aclarar y secar bien y frotar la zona con harina de maíz en gatos de pelo claro y con tierra de batán en los de pelo oscuro con el fin de que los granos se sequen antes.

Alergias: los gatos son muy propensos a las alergias, incluso pueden ser alérgicos entre ellos, al polvo, determinados antiparasitarios, perfume, maquillaje, detergentes etc.

Síntomas: tos, estornudos, dificultades respiratorias, picazón, lagrimeo. Tratamiento: eliminación de los factores causantes.

Bronconeumonía: , inflamación aguda de los bronquios y alveolos pulmonares.

Síntomas: tos, fiebre, catarro, emisiones mucopurulentas, estado sensorial alterado, dificultad respiratoria. Tratamiento: antibióticos (penicilinas, tetraciclinas) y sulfamidas junto con mucolíticos y fluidificantes del esputo (acetilcisteína).

Caída del Pelo: si esta se produce fuera de la época de muda puede deberse a una mala alimentación, presencia de parásitos o un ambiente excesivamente caldeado.

Síntomas: caída del pelo. Tratamiento: mejorar su alimentación, complementar con vitaminas y uso de antiparasitarios externos.

Cataratas: opacidad del cristalino de causas congénitas, metabólicas o traumáticas.

Síntomas: dificultades en la visión. Tratamiento: intervención quirúrgica.

Caspa: el exceso de caspa (un poco forma parte de la muda normal) puede deberse a una dieta deficiente, a una carencia de aceites o algún parásito o enfermedad de la piel. Los gatos castrados (por deficiencia hormonal) y los viejos (de pelo más seco y recio, con piel más escamosa) son más propensos a la caspa.

Síntomas: aparición de partículas grisáceas y blanquecinas sobre el pelo, con escamación de la piel. Tratamiento: suplementos alimenticios y baños frecuentes.

Cola Pelada: acumulación de una sustancia marrón producida por la glándula localizada en la parte superior de la cola del gato, cerca de la base.

Síntomas: hinchazón, ampollas, enrojecimiento e irritación con alopecia en la zona. Tratamiento: lavar y secar completamente la zona afectada con regularidad y aplicar un bálsamo para la irritación.

Cólico: contracción espasmódica de una víscera.

Síntomas: ataques repentinos y agudos con dolor, postración, ansiedad y dolor localizado. Tratamiento: antiespasmódicos. Diarrea Síntomas: aumento de la frecuencia de defecación y/o contenido hídrico. Tratamiento: eliminar agente causante, dejar de comer durante 4 días aunque se le ofrecerá agua para evitar deshidratación.

Endometritis: inflamación de la matriz (mucosa del útero) frecuentes en gatas ancianas y en tratamientos abortivos o inhibidores del celo.

Síntomas: malestar general, vómitos, anemia, aumento de la temperatura corporal y flujo maloliente que sale por la vulva. Tratamiento: antibióticos inyectables (penicilina, cefalosporina) o intervención quirúrgica.

Gripe del Gato: Aunque haya vacunado a su gato contra la grave “gripe del gato” sigue estando expuesto a unas 100 formas más de resfriado (incluso la vacuna contra la clamidiasis sólo lo inmuniza frente a 8 o 9 formas de resfriado común).

Síntomas: ojos llorosos, estornudos y tos, incluso congestión nasal o de pecho. En casos graves mucosidad densa amarillo-verdosa, con o sin sangre. Tratamiento: antibióticos en jarabe, comprimidos o gotas nasales.
Estas Enfermedades de los gatos, pueden ser de diverso origen: Irritación por pelos en los ojos, conjuntivitis, entropión (párpado dirigido al globo ocular) o falta de higiene. Síntomas: presencia de legañas o lagrimeo excesivo. Tratamiento: limpiar con gasa empapada en suero fisiológico y dar un colirio o antibiótico en gotas cuando proceda.

Estomatitis: inflamación de la mucosa bucal debido a agentes infecciosos, irritantes o traumáticos. Puede atacar a otras zonas como paladar, lengua, encías. El sarro es un factor desencadenante.

Síntomas: mal aliento, dificultad de masticación, enrojecimiento difuso de la cavidad oral. Tratamiento: antibióticos e higiene bucal.

Faringitis: inflamación de la mucosa debido a agentes infecciosos, físicos, químicos o traumáticos.

Síntomas: dificultad de deglución, ataques de tos, fiebre, cansancio y anorexia. Tratamiento: eliminar agente primario.

Mastitis: inflamación de las glándulas mamarias debidos a agentes bacterianos. La presencia de leche es un factor que predispone a esta enfermedad.

Síntomas: fiebre, inapetencia, dolor local en mamas con aumento de temperatura y presencia de tumores. Tratamiento: antibióticos por vía general (penicilina, tetraciclina) con antiinflamatorios y paños fríos.

Piometra: infección uterina por el desarrollo de agentes bacterianos frecuente tanto en gatas con escasos celos o muy separado como en gatas de celos frecuentes.

Síntomas: abatimiento, falta de apetito, mucha sed y necesidad de orinar continuada, fiebre, supuración vaginal de color crema, espesa y maloliente, hinchazón del abdomen. Tratamiento: antibióticos o intervención quirúrgica (extirpación ovarios y úteros).

Otitis: proceso inflamatorio del conducto auditivo o estructura interna del oído causado por agentes traumáticos, bacterianos, hongos o parásitos.

Síntomas: movimiento continuo de las orejas, intenta rascarse, quejarse y mantiene ladeada la cabeza. Tratamiento: productos antibacterianos, parasitarios y antimicóticos de uso local.

Pancreatitis: inflamación del páncreas debido a una mala alimentación, agentes bacterianos o víricos.

Síntomas: aullidos escandalosos, vómitos, dolores abdominales, diarrea y síntomas nerviosos. En los casos más graves dificultad digestiva y emisión de heces grasientas y amarillentas. Tratamiento: antibióticos, dieta pobre para no estimular el páncreas y rehidratantes por vía intravenosa.

Pododermatiti: inflamación aguda de los dedos, con aspecto purulento debido a la infección bacteriana de heridas. Puede incluso provocar la necrosis (muerte de tejido) del dedo atacado.

Síntomas: dolor local, aumento de volumen y temperatura del punto afectado, con fallos funcionales. Fiebre general, inapetencia. Tratamiento: antibióticos y antiinflamatorios con aplicación de venda protectora.

Septicemia Puerperal: infección bacteriana extendida en el útero después del parto. La no completa expulsión de la placenta en el parto es un factor desencadenante.

Síntomas: pérdidas oscuras y malolientes por las vías genitales, fiebre, inapetencia y retiro de la leche de las mamas. Tratamiento: antibióticos por vía general o mediante irrigaciones uterinas, uterotónicos (metilergometrina)

Síndrome Urológico Felino: no es más que la cistitis del gato debida a la formación de cálculos.

Síntomas: incontinencia (necesidad frecuente de orinar) con presencia de dolor agudo, incluso con sangre, lamerse la zona urinaria con frecuencia y mucha sed; en los casos de mayor gravedad obstrucción de la uretra y formación de cálculos renales.Tratamiento: la formación de estos cálculos puede limitarse mediante alimentos que favorezcan una orina ácida desbloquear la uretra, administración de antibióticos, extirpación quirúrgica.

La salud de mi gato

Enfermedades frecuentes

Como sé que mi gato está sano

Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) en los felinos

Complejo Respiratorio Felino

Desparasitación en los gatos

Cómo dar medicamentos a un gato

Hipertiroidismo Felino, frecuente y poco diagnosticado

"Anemia hemolítica autoinmune"