Y la culpa es... De los animales callejeros

Llega un polémico castigo para los que sean sorprendidos alimentando a los animales abandonados

PROFESOR PELUSA ¿Los Animales callejeros o abandonados tienen la culpa? Al parecer esa es la premisa castiguemos a quienes no pueden protestar, cuando leí este titular, en un comienzo pensé que se habían equivocado, o que era una broma de muy mal gusto, pero no es así es real, el consejo de gobierno de la comunidad de Madrid ha aprobado una modificación en la ley de protección a los animales y castigará a quienes sean sorprendidos alimentando a los animales callejeros o abandonados, quiero entender que el trasfondo de esta normativa está encaminada a controlar la sobrepoblación de animalitos que viven a su suerte en las calles de la ciudad.

No obstante ellos no tienen la culpa ni es esa la solución y la medida adoptada puede traer trágicas consecuencias que estoy seguro ni siquiera fueron evaluadas con un cabal conocimiento científico respecto del significado de la prohibición adoptada por quienes aprobaron tal reglamentación.

Cuando un animal es privado de su alimento, no se sienta a esperar la hora de su muerte, el hambre produce en ellos agresividad, lograr su sustento diario resulta ser de vital importancia, cualquier obstáculo que se les presente habrá que superarlo, por ende pueden enfrentarse a peligros mayores o bien agredir a quien sea para comer, bien vale esa lucha.

No importa cuál es el alimento , podrido, fresco, vivo o muerto, es bueno, morder arañar e inclusive matar para conseguirlo da lo mismo, está en juego su vida y frente a eso harán lo necesario, uno de los grandes problemas que existen en algunos lugares de nuestro planeta es cuando la mano del hombre interviene pudiendo desnivelar el ecosistema, en Sud África por ejemplo la construcción de condominios en territorios antes ocupados por los monos ha hecho que las personas que habitan dichas zonas sufran ataques constantes de parte de ellos, sus viviendas son saqueadas permanentemente e inclusive las luchas entre ellos han aumentado considerablemente, su comportamiento ha cambiado, hoy existen verdaderos clanes o pandillas de monos quienes se agrupan para exterminar a sus congéneres, a sabiendas que mientras menos existan más alimento conseguirán , por lo que las autoridades no sólo tienen que proteger a los ciudadanos sino que también utilizar recursos humanos y materiales para recoger una gran cantidad de monos muertos y en descomposición en los alrededores, a sabiendas de lo que significa esa putrefacción y de las innumerables infecciones y mal olor que producen. 

En otras comunidades animales que también han sufrido este tipo de restricción por falta de alimentos, la medida ha provocado que el comportamiento cambie sustancialmente, seres sociables y cariñosos en antaño hoy dan muestras de los primeros síntomas de conductas caníbales, y muchos animales de compañía no acostumbrados a conductas agresivas han sufrido las consecuencias al encontrarse con ellos.
Recuerdo haber visto un reportaje que mostraba a una señora bastante anciana, que su única compañía eran los gatos y llego a tener cerca de 100 en su casa, cuidándolos y proporcionándoles amor y protección constante, no obstante un día su vida llego a su fin, y pasaron muchas semanas, antes que las personas se percataran de su ausencia, cuando las autoridades ingresaron a su hogar encontraron un panorama devastador, canibalismo total, cuerpos comidos y destrozados agresividad total en quienes aun sobrevivían e infecciones por doquier.
Gatitos todos cariñosos, que compartían una linda vida de la noche a la mañana fueron privados de su alimento y con el correr de los días la hambruna hizo de ellos unas verdaderas fieras dispuestas a todo para poder sobrevivir.

La forma de controlar la superpoblación de animales es otra, con campañas de esterilización, con campañas en pro de una tenencia responsable de los animales, con mayores recursos para las protectoras de animales a fin de encontrarles hogar a estos animalitos abandonados, impartiendo charlas a nivel de colegios especialmente a alumnos menores para crear conciencia respecto de lo que significa tener un animal de compañía y otras muchas más iniciativas que se pueden implementar.

En muchos otros países en Europa existe más conciencia respecto de lo que significan los animales de compañía y las protectoras locales en su búsqueda constante por conseguir que se adopten estos animalitos abandonados, les buscan hogar fuera de España, incentivemos aun más ese intercambio, pero no les prohibamos su sustento pues lo único que conseguiremos con esa medida será agravar mucho más la situación.
Eduquemos a las personas en vez de castigar a los animales
.

firma