Los animales tienen sentimientos

 

Si bien, entre los científicos es un tema en discusión, los estudios, las teorías e hipótesis abundan al respecto,....

Creo que cada día más nos estamos acercando a descubrir que aunque pequeño sea su cerebro en muchos casos comparados con el de los humanos, los sentimientos sí se ven reflejados en el comportamiento animal.

Desde hace muchos años me dedico a adiestrar y corregir problemas de comportamiento de nuestras mascotas, la única manera de intentar corregir conductas es efectuando primero una detenida observación de la manera de actuar en cada uno de los casos, pues no necesariamente existen reglas establecidas que sirvan tipo recetario para actuar.

No debemos olvidarnos que como su forma de comunicarse se basa principalmente en un idioma corporal ya que no utilizan el lenguaje hablado como nosotros conocemos, utilizan sonidos en la gran mayoría de los casos como señales de alerta, de búsqueda entre unos y otros especialmente cuando son cachorros, para buscar pareja en los casos de apareamiento etc., he debido dedicarle muchas horas a observarlos única alternativa que tengo de poder estudiar su comportamiento.

Si bien la labor ha sido enriquecedora más aun cuando logro la real comunicación con cada uno de ellos, no deja de asombrarme su comportamiento día a día, lo interesante, apasionante y a veces frustrante de este tema es darme cuenta que siendo nosotros animales pensantes como nos define la ciencia, con capacidad de comunicarnos por el uso de nuestro lenguaje, nos resulte tan difícil en muchos casos poder entender a nuestra mascota, a diferencia de ellos que les resulta tan fácil interactuar con nosotros, ya que siempre encuentran la forma de obtener lo que quieren, y si bien no lo logran siempre no cesan tan fácilmente en su intento.

Muchas veces me he preguntado si será que si bien tenemos desarrollada nuestra vista no vemos lo que debiéramos o peor aun nos faltara desarrollar aun más nuestro sentido de visión en relación con el entendimiento del lenguaje corporal, y les digo esto porque nuestra mascota nos observa cada movimiento que realizamos y lo conecta con nuestra conducta, son capaces de sentir las diferencias de un gesto en directa relación con nuestro estado anímico, nos ven sonreír y mueven la cola nos escuchan las diferentes inflexiones que realizamos con nuestra voz y descubren el porqué de ellas, o sea en definitiva nos estudian a cada minuto y registran en sus cerebros toda la información requerida para actuar de una u otra manera, parece increíble poder descubrir lo que siente el otro y escudriñar muchas veces al interior de nuestros sentimientos sin tener inclusive ninguna conversación.

Puede alguien con solo vernos llegar malhumorados no acercarse a nosotros y esperar pacientemente que nos tranquilicemos para traernos la pelota e invitarnos a jugar, pude ese ser darse cuenta de que estamos tristes y venir junto a nosotros para con su lengua en muchos casos acariciarnos y darnos su apoyo, sin existir lenguaje alguno, solo ellos que sin leer ningún libro, ni haber asistido jamás a un aula pueden hacer esas cosas.

Durante mi vida me ha tocado escuchar muchas veces esa frase que me transmiten mis amigos dueños de sus mascotas “si solo le falta hablar, me entiende todo lo que le digo”, estoy seguro que así es, la relación que existe con tu mascota sea cual sea la especie que elegiste se transforma con el tiempo en una unión inseparable, los sentimientos de ti hacia él y viceversa son únicos y aunque existan muchas personas conviviendo en el mismo entorno, con cada uno de ellos se da una relación diferente y nuestro perro, gato etc. sabe cómo llegar a interactuar con cada uno de nosotros.

Es por eso que quienes nos toco ver estas fotografías que recorrieron el mundo y que nos muestra el lazo de unión de esta madre adoptiva con el león, y por otro lado a la gorila Gana, que no se conformaba con la pérdida de su hijo, e impedía que nadie se le acercara inclusive pasados varios días después de haber fallecido, no es sino una muestra más de la capacidad que tienen los animales de recordar y querer a quienes les entregaron o recibieron amor durante un periodo de sus vidas y si eso no refleja la prueba de la existencia de los sentimientos, no sé que mas podremos descubrir para tener la seguridad de afirmar que si lo tienen y en muchos casos mucho más fuertes que nosotros mismos.

No olvidan, se entristecen cuando no estamos, son capaces de caminar muchos kilómetros para encontrarnos, muchas veces cuando su amo ya no está, dejan de comer a sabiendas que eso les puede generar su muerte, pero el sentimiento de pérdida de su amigo es tan grande que prefieren hacerlo.

Por último sólo les puedo decir que los sentimientos en los animales sí existen, soy un convencido de ello y no sólo los desarrollan hacia con nosotros si no también entre ellos, la lealtad con el amigo, la protección al más débil, inclusive poniendo en peligro su vida frente a una amenaza y no necesariamente con los de su misma especie, sin tener el adiestramiento necesario en muchos casos, para mí demuestran que ese cerebro si retiene sentimientos y los más puros generalmente.

Frente a nuestros leales amigos sólo una reflexión, ellos solamente te piden una caricia o una palabra dulce para estar felices y te dan mucho más a cambio no los abandones.

firma

 

20 minutos el popular entremascotas facebook youtube